La perfección de la naturaleza es nuestro modelo: cepilladoras y regruesadoras de MARTIN.


La pureza de un manso lago de montaña fue nuestro mejor ejemplo. Así de lisa, limpia y suave debe ser la superficie de la madera una vez procesada. Sea cual sea la cepilladora MARTIN por la que se decida, le garantizamos que el resultado será perfecto. Tanto como nuestro ejemplo de la naturaleza.

Categoría premium
Siempre que trabaje con madera maciza necesitará una cepilladora.
 
Cuando solo se trata de trabajar la madera maciza hasta una dimensión deseada, al menos aproximada, necesitará una escuadradora. Pero si lo que pretende es dar al material unas dimensiones exactas, la madera encerada tendrá que estar previamente al menos cepillada y tener un canto angular. De estas tareas se encarga la cepilladora. Si en un segundo paso se quiere dar al material un grosor o un ancho exacto, entra en juego la regruesadora. Todas las operaciones citadas se pueden realizar también con una sola máquina, una cepilladora/regruesadora combinada.
 
Una importante característica de calidad de una buena cepilladora es el tope de unión de marcha suave guiado con precisión en todo el ancho de cepillado. En este sentido, el tope MARTIN es un ejemplo perfecto, ya que no solo se desplaza con suavidad, sino que además se puede poner en posición inclinada con una sola mano.
Las cepilladoras MARTIN están disponibles con distintos cabezales. Como estándar se impuso hace muchos años el eje TERSA. El sistema permite el cambio de cuchillas en pocos segundos y ofrece aún así una precisión impresionante. Para aplicaciones especiales se ofrece también el clásico cabezal con regleta de cuña. En este caso, las cuchillas de cepillo se sujetan en el eje mediante cuñas atornilladas, de ahí el nombre.
 
El cabezal del futuro es el cabezal con cuchillas en espiral. El eje Xplane de MARTIN es una herramienta de precisión que gracias a su exclusiva construcción consigue resultados de cepillado extraordinarios incluso con materiales difíciles. Las tres filas de cuchillas dispuestas en espiral, cuyas cuchillas individuales trabajan con “corte por tracción”, consiguen un nivel de ruido sorprendentemente bajo y una rentabilidad muy convincente.
La regruesadora de MARTIN sorprende por su robusta estructura, su funcionamiento silencioso y su precisión. Con el control de manejo intuitivo puede ajustar grosores de cepillado de entre 2,8 y 300 mm, el resto lo hace la máquina.
 
Excepcionales son las regruesadoras en versión Contour. Con estas máquinas se pueden utilizar cuchillas de perfilado en el eje y procesarse perfiles de hasta 25 mm de profundidad y 630 mm de anchura.