Pintura con efecto T75
Lo especial de esta máquina es su color. O más bien el hecho de que, en realidad, no tiene ninguno. Nuestro objetivo ha sido dejar que el material destaque por sí mismo. Para ello, todas las piezas de acero se han pulido y cepillado con esmero y después se han cubierto con varias capas de laca transparente. Los componentes secundarios se han pintado en antracita, y el corazón técnico, el grupo de sierra, en naranja señal.
Se ha conseguido así una máquina estéticamente atractiva que pone de relieve de forma impresionante sus virtudes técnicas.