MARTIN realiza una importante inversión en su sede de Ottobeuren

MARTIN ha efectuado una importante inversión en su centro de producción de Ottobeuren preparándose así a la perfección para los desafíos del futuro. Forma parte de la estrategia a largo plazo para conservar la rentabilidad de la empresa mucho más allá de su 100.º aniversario en el año 2022. A fin de perpetuar con éxito el crecimiento saludable que se lleva experimentando ya desde hace años, el especialista en máquinas para trabajar la madera vuelve a tomar impulso.
La inversión recién realizada en la única planta de producción en Ottobeuren consiste en un centro de mecanizado de última generación para el que se creó una zona propia de aprox. 350 m² en la producción. Ya en agosto de este año se equiparon 2100 m² de la nave de montaje con un nuevo suelo industrial Rheorapid. Una vez concluida esta renovación, se implementó una nueva lógica de montaje desarrollada en colaboración con la Escuela Superior Técnica de Kempten. En la actualidad está en marcha otro proyecto con la Escuela Superior Técnica de Kempten que tiene como objetivo optimizar el flujo de material. El volumen de inversión total de estas medidas es de aproximadamente 2,0 millones de euros.

Planta de producción de alto rendimiento

En la sede de Ottobeuren se fabrican, desde su fundación, todas las máquinas MARTIN: escuadradoras, fresadoras, regruesadoras y acepilladoras planeadoras, así como lijadoras especiales para la construcción de ventanas. Durante el año 2018 se fabricaron más de 1000 máquinas, y la tendencia va en aumento. El gerente Michael Hammerer, que dirige la empresa junto con el gerente Uwe Schiemann, explica la estrategia que MARTIN sigue con coherencia: “Hemos aprendido que debemos reaccionar con flexibilidad a las oscilaciones del mercado. La producción debe adecuarse a los requisitos del mercado y no a la inversa. Por este motivo, es tan importante contar con el máximo nivel técnico combinado con una organización perfecta, en particular para nosotros como mediana empresa”, explica Hammerer. “Solo así podremos mantenernos a largo plazo en el mercado internacional”.

En el camino hacia el futuro

En la actualidad son 170 las personas que trabajan en Ottobeuren, una gran parte de ellas trabajadores especializados y altamente capacitados. “Muchos de nuestros empleados hicieron su formación en MARTIN”, continúa Hammerer. “Esto asegura nuestros elevados conocimientos en la fabricación y el montaje. Al fin y al cabo, ¿de qué nos sirve disponer de la mejor máquina si no contamos con las mejores personas que la manejen? Por ese motivo, en MARTIN ofrecemos puestos de formación en más de nueve profesiones, muy por encima de la media del país”. Desde diciembre de 2018 está en funcionamiento el moderno Sistema de fabricación flexible (FFS). Hammerer se alegra visiblemente de haber adquirido, sin lugar a dudas, la técnica más moderna. “Nuestro nuevo centro de mecanizado horizontal de 4 ejes de Heller representa con su vanguardista sistema de automatización no solo la tecnología de fabricación más moderna, sino que, gracias a un ahorro energético superior al 33%, se encuentra entre las soluciones más energéticamente eficientes disponibles en el mercado. Esto nos ha permitido incrementar sustancialmente nuestra capacidad, además de avanzar de forma importante en lo relativo a la efectividad, la calidad y la flexibilidad”.
 
Con ayuda del moderno software de control, el nuevo FFS es capaz de mecanizar consecutivamente y sin intervención humada hasta 30 componentes diferentes. El almacén de herramientas tiene cabida para hasta 265 herramientas que se gestionan en la máquina de forma automática por medio de un chip de datos. La guía de pieza automática de la instalación es capaz de mover componentes de hasta 900 kg. El nuevo FFS brinda así no solo una mejora de la calidad de los procesos, sino que también es mucho más eficiente con una reducción del tiempo de mecanizado media del 30%.

Inversiones no solo en la fabricación

En el año 2018 también se realizó una importante inversión en el edificio de administración. En el conjunto del edificio se instalaron ventanas de triple acristalamiento de alta calidad. Además, en el primero de un plan de tres pasos, se reestructuró toda una planta completa del edificio confiriéndole un diseño renovado y se equipó con modernas luces LED. Ahora, la luz se adapta de forma totalmente automática a las necesidades del puesto de trabajo y de los empleados. Las inversiones en el equipamiento de las máquinas y en el edificio constituyen, según Hammerer, un claro compromiso de la empresa con la sede de Ottobeuren. “Nuestro objetivo declarado es mantener la empresa entre las mejores del mundo. Como es sabido, nuestras máquinas para trabajar la madera se encuentran desde hace décadas entre las mejores máquinas disponibles a nivel mundial. Esta posición de liderazgo solo puede conservarse a largo plazo por medio de un equipamiento de máquinas de primera calidad, pero, en especial, con empleados perfectamente capacitados y comprometidos”, comenta convencido Hammerer.